Jaén, la carrera de San Antón y las lumbres