Bangkok. Una ciudad que no te dejará indiferente