Trevejo, descubriendo la Sierra de Gata