Monasterio de Yuste, slow travel

Si no tienes prisa, te gusta conducir y disfrutar del paisaje, esta propuesta te va a gustar. Se trata de una ruta circular de apenas 60 kms que te llevará hasta el Monasterio Jerónimo de Yuste. Ahora que Carlos V está de moda con la serie que televisión española, quizás te interese conocer donde pasó sus últimos días.

Qué ver en la zona del Monasterio de Yuste

Pasarón de la Vera

Para ello partimos de Pasarón de la Vera, el primero de los 3 pueblos declarados Conjuntos históricos artísticos de esta ruta. Pasarón algo tiene que ver con Carlos V, o al menos eso hubiera ocurrido de haber tenido un final feliz la historia entre Magdalena, la nieta de los señores del Palacio de Pasarón con Jeromín, como popularmente se conoce a don Juan de Austria en esta zona. Aunque es un palacio que no se puede visitar porque es privado resulta interesante un paseo por el pueblo, el pueblo más romántico de la Vera.

Piornal

Salimos de Pasarón de la Vera camino de Piornal. Piornal es el pueblo más alto de toda Extremadura con 1175 metros. Según subimos por la carretera de Piornal podremos ver muchos cerezos en flor en la época de la floración. Desde este pueblo, que no tiene mayor interés, hay unas vistas espectaculares hacia la presa de Plasencia y el Valle del Jerte.

Continuamos camino, ahora de bajada, hasta llegar a Garganta la Olla. Este camino es especialmente bonito con la llegada del otoño. Si bien el firme de la carretera no está en muy buen estado de conservación, si vas despacio, no tienes mayor problema y te garantizo que te va a gustar mucho. Garganta de la Olla es el segundo pueblo declarado conjunto Histórico-Artístico de esta pequeña ruta.

Monasterio de Yuste

Nos dirigimos hacia el Monasterio de Yuste. La fama internacional del Monasterio de Yuste se debe a que  en él pasó sus últimos años el emperador Carlos V una vez que dejó la corona a su hijo Felipe II. En 1557 Carlos I de España y V de Alemania se trasladó con su séquito personal formado por 60 o 70 personas a este lugar,  razón por la que se tuvieron que ampliar las dependencias del monasterio. Para él se erigió un pequeño y austero palacio en el flanco meridional del convento. Su entrada cuesta 9 euros pero si vas un jueves por la tarde es gratis.

Monasterio de Yuste

Una vez visitado el monasterio bajamos a Cuacos, pero antes podemos parar y visitar un curioso cementerio militar alemán. Para los amantes del turismo necrológico aquí tenemos un lugar muy visitado. 😉

Continuamos hacia Cuacos de Yuste, pueblo también declarado conjunto histórico artístico que puede ser una buena parada para tomar algo y dar un pequeño paseo por su plaza mayor.

De camino a Jaraíz, que salvo el museo del pimentón, no tiene mayor interés, sí que destaca su piscina natural El Lago, en la garganta de Pedro Chate. El paseo es espectacular y en verano bien merece parar un rato y darse un baño y vuelta a Pasarón de la Vera por un camino precioso.

Cualquier estación del año es buena para hacer este recorrido, es más, no te quedes solo con una estación, te invito a que vengas y veas como se transforma el paisaje en cada una de ellas. Otoño o primavera, son dos momentos mágicos llenos de color, pero en invierno con sus gargantas a tope de agua y en verano con la posibilidad de refrescarse, son también un buen momento para realizar esta ruta “slow travel” para viajeros que les gusta recrearse y tomarse las cosas con calma.

¿Nos vemos en la Vera? ¡hasta pronto!

Este post ha sido escrito por Susana Ayala Lanciano.

Desde hace más de 18 años estoy al frente del Hotel Rural La Casa de Pasarón y en los últimos 5 años disfrutando de una nueva faceta de comunicadora digital. Me encanta la fotografía y el vídeo como formas de expresión y lo vivo con pasión. ¿hablamos? [email protected] 

Last Updated on 16 diciembre, 2020 by Veronica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.