Un paseo por el Madrid más antiguo

Volvemos a ser turistas en nuestra propia ciudad y esta vez nos vamos a recorrer el Madrid más antiguo.

Vente con nosotros a recorrer las calles más antiguas de la capital de España. Empezamos?

Un paseo por el Madrid más antiguo

La Muralla de Madrid

Comenzamos en la calle Mayor, justo en el extremo opuesto a la Puerta del Sol. Donde se encuentran los restos de la muralla árabe, declarado Monumento Nacional en 1954. Aquí se encuentran los primeros orígenes de Magerit. Según los arqueólogos, este fue un segundo recinto de la muralla de Madrid, era una zona defensiva que contaba con 128 torres. ¿Te lo imaginas?

Muralla de madrid, madrid

Palacio de los Consejos de Madrid

Seguimos por la Calle Mayor en dirección Puerta del Sol, y uno de los primeros edificios que nos encontramos es el Palacio del Duque de Uceda, en la actualidad el Palacio de los Consejos y sede de la Capitanía General de Madrid.

Y uno de los pocos edificios que quedan en Madrid que reflejan la arquitectura nobiliaria del siglo XVII.

Dirección: Calle Mayor, 79, c/v Pretil de los Consejos, 2

consejo de estado madrid

Antigua Iglesia de Santa María de la Almudena

Aquí se encontraba la antigua Iglesia de Santa María de la Almudena, que fue derribada en 1868. En la actualidad lo que podemos ver son los restos de la iglesia que se encuentran protegidos con una cristalera. Podemos ver la estatua de un hombre que parece que está mirando los restos de la iglesia.

antigua iglesia de la almudena madrid

Palacio de Abrantes

El antiguo Palacio de Abrantes es un antiguo palacio del siglo XVII.

Tiene su origen en 1653, y es reformado en el siglo XIX cuando es adquirido por el Duque de Abrantes y más adelante, en el siglo XX, vuelve a ser reformado y adquiere le apariencia que tiene en la actualidad, pierde los torreones y se moderniza.

istituto italiano madrid

Tuvo varios usos a lo largo de su existencia, desde ser una residencia nobiliaria, durante los dos primeros siglos de creación, luego la sede de la prensa y la embajada italiana , y desde 1939 es la sede del Istituto Italiano di Cultura.

Dirección: Calle Mayor, 86

Plaza de la Villa

Seguimos caminando por la Calle Mayor y llegamos a la Plaza de la Villa. En esta plaza del centro de Madrid podemos contemplar la Casa de la Villa (el ayuntamiento), las casas de Cisneros y de los Lujanes, buenos ejemplos de la arquitectura civil de los siglos XV y XVI.

La Casa y la Torre de los Lujanes es una de las escasas construcciones que se conservan en Madrid de arquitectura civil de finales del siglo XV, aunque ha sufrido numerosos cambios y restauraciones.

Plaza de la Villa, Madrid

Se cuenta que en la torre estuvo prisionero Francisco I de Francia tras la batalla de Pavía.

En la Casa de la Villa se ubica una sección del Ayuntamiento de Madrid, que fue para lo que se construyó este edificio a finales del siglo XVII.

Como curiosidad, a finales del siglo XVIII, en 1775, se le añade un balcón en la fachada de la Calle Mayor, para que la Reina pudiera ver las procesiones del Corpus.

En la plaza de la Villa en lugar de continuar por la calle Mayor vamos a recorrer la calle más estrecha de Madrid que es la calle del Codo. Esta calle termina en la plaza del conde de Miranda donde está nuestra siguiente parada, el Convento de las Carboneras.

Convento de las Carboneras

Fue mandado a construir por Beatriz Ramirez de Mendoza, que quiso edificar un convento para su hija. Se fundó en 1607. En aquella época los nobles y la realeza eran los que construían edificios religiosos, para demostrar su poder y riqueza, además de por motivos religiosos.

Se las llama “las Carboneras”, porque en una carbonera fue hallada la imagen de la Inmaculada. Pero el convento pertenece a la orden de San Jerónimo del Corpus Christi.

Dirección: plazuela del Conde de Miranda

Desde la plazuela del Conde de Miranda subimos de nuevo hacia la calle Mayor por la calle del Conde de Miranda, dejamos a nuestra derecha el famoso mercado de San Miguel del que te hablaremos en otro artículo y giramos a la izquierda para ver la farmacia mas famosa y antigua de Madrid.

La Real Botica de la Reina Madre: la farmacia más antigua de Madrid

La Farmacia de la Reina Madre, se encuentra en la calle Mayor 59, no es sólo la farmacia más antigua de Madrid, sino que forma parte de la historia de la Villa y Corte.

Fue creada por un alquimista venecianoen 1578. Felipe V fue quien le concedió el nombre de “Farmacia de la Reina Madre”, así como el escudo oficial en agradecimiento por los servicios prestados a su segunda esposa Isabel de Farnesio.

En este establecimiento también se vendieron las primeras quinas traídas de América junto con drogas, píldoras áureas y misteriosos productos como la piedra imán y el extracto de momia egipcia.

botica reina madrid - Madrid

La botica Museo

Actualmente la Real Botica es un museo que atesora documentos y objetos de gran valor histórico, entre los que podemos destacar libros antiguos y unas 1.600 recetas antiguas. Una de ellas está a nombre de Miguel de Cervantes. También se conservan las facturas a nombre del infante don Luis y de otros personajes célebres, lo que ha permitido reconstruir algunos historiales médicos.

Estas paredes también atesoran otras curiosidades y más de un secreto que trasciende a la ciencia, porque en los albores de 1830 el sótano de este singular establecimiento fue centro de reunión para liberales de la época. La leyenda cuenta que los pasadizos ocultos que comunicaban la farmacia con el palacio real fueron utilizados por el político Salustiano Olózaga para escapar de la horca.

A pocos pasos de la botica de la Reyna Madre, podemos ver la Casa de Calderón de la Barca, que es la más estrecha de la calle Mayor. También, en el lado contrario, pegado a la botica, esta el edificio más pequeño de Madrid, así lo leemos en el cartel que hay sobre su puerta.

Volviendo sobre nuestros pasos por la calle Mayor en dirección Sol giramos a la derecha en la calle Milaneses que se continúa en la Calle Santiago y termina en la Plaza de Ramales.

Plaza de Ramales

En el siglo XIX se hicieron varios derribos, dejando así un espacio en 1841 que llamaron Plaza de Ramales, en recuerdo del combate de Espartero con el pueblo cántabro del mismo nombre.

Aquí estuvo la iglesia de San Juan, donde fue enterrado Velázquez y en su memoria se levanta una cruz de hierro en el centro de la plaza sobre una columna de piedra.

En esta plaza podemos ver además, la casa-palacio de don Ricardo Angustias de 1920. Con una fachada con estucos que imitan medallones y molduras.

plaza de ramales de madrid

De la plaza de Ramales tomamos la calle de San Nicolás en dirección a la plaza de San Nicolás y a la iglesia del mismo nombre.

Iglesia de San Nicolás

Esta iglesia se encuentra a pocos pasos de la Plaza de Ramales y fue declarada monumento nacional en 1931.

Su torre es uno de los más antiguos vestigios de la arquitectura de la ciudad, ya que el resto de la iglesia fue destruido, casi por completo, por las reformas urbanas de José Bonaparte.

En su interior se conserva el techo de madera mudéjar del siglo XV, junto a nervaduras góticas y un gran arco en el acceso al presbiterio.

La calle San Nicolás cruza la calle Mayor y se continúa en la calle Sacramento hasta la plaza del Cordón. De la plaza del Cordón continuamos por la calle del Cordón hasta la calle Segovia y aquí giramos a la derecha para encontrar la calle Costanilla de San Pedro por la que subimos hasta su cruce con la calle del Nuncio.

Iglesia de San Pedro

La iglesia de San Pedro es una de las iglesias más antiguas de Madrid. San Pedro el Viejo, en la Costanilla de San Pedro con la calle del Nuncio, es otra iglesia que se construyó sobre una mezquita. Y su torre, el antiguo alminar, reconvertido en campanario de la iglesia cristiana.

Subimos por la Costanilla de San Pedro hasta la Plaza de la Paja.

Plaza de la Paja y Capilla del Obispo

La plaza de la Paja es una de las plazuelas del Madrid medieval. Tiene este nombre debido a que aquí se vendía la paja que llegaba a Plasencia. En 1997 se reformó para que tuviera el aspecto que tendría en el siglo XVIII y algunas fachadas de los edificios tienen el color ocre que lucían en el siglo XIX.

La Capilla del Obispo fue construida para albergar los restos de San Isidro y es el conjunto artístico más importante del Renacimiento en Madrid. Los restos del santo estuvieron aquí entre 1518 y 1544.

Iglesia de San Andrés

Esta iglesia se construyó en la edad media en pleno barrio de la Morería. Fue capilla real y aquí venía a rezar San Isidro.

Durante la Guerra Civil fue destruida e incendiada, solo se salvó la capilla de San Isidro, que fue añadida a la parroquia en el siglo XVII cuando canonizaron al santo en 1622.

Continuamos por la calle Costanilla de San Andrés hasta la plaza de los Carros.

Plaza de los Carros y Plaza de la Cebada

Desde la Plaza de la Paja por la Costanilla de San Andrés llegamos a la Plaza de los Carros, también de estilo medieval. Aquí paraban los carros destinados al transporte.

Entre las calles de Toledo y del Humilladero nos encontramos con la Plaza de la Cebada. Aquí antiguamente, se vendían cereales, legumbres, etc. también se separaba la cebada destinada a los caballos del rey de la de los regimientos de caballería.

Donde comer o picar algo

Nosotros durante este recorrido hemos hecho tres paradas. La primera fue en Arcade, un bar restaurante de comida gallega, nos tomamos una caña cada uno y nos pudieron un platito de paella muy rico por 4€ los dos. Está en la Calle Mayor.

El segundo fue un bareto antes de llegar a la plaza Ramales, se llama Bar Santos. Nos tomamos dos cañas y nos pusieron cuatro rodajitas de chorizo y dos rebanaditas de pan por 3€ los dos. Yo no volveré…

El tercero fue en frente de la iglesia de San Pedro, en un bar que pone comida canaria, se llama Bar El Escaldón. Nos pedimos dos copas de vino, una ración de papas arrugadas y una de quedo asado. Todo muy bueno, el precio 26€.

comer en madrid

Seguiremos ampliando nuestros paseos por Madrid. Espero tus recomendaciones!!!

Prepara tu viaje a Madrid

Last Updated on 16 diciembre, 2020 by Veronica

2 comentarios

  1. Estuve una vez en Madrid y me encantó. Me sentí como en casa porque soy argentina como vos, Vero.
    Genial este post sobre el Madrid más antiguo!! Lo voy a tener en cuenta para la próxima vez !!!
    Gracias!!!

    1. Hola Alejandra! Muchas gracias por tu comentario. La verdad que Madrid es una ciudad muy bonita y muy agradable. Espero que puedas volver pronto y descubrir más secretos de la capital española.
      Un abrazo!
      Vero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.